Sobre mí

Empecé en la psicología hace años, intentando solucionar conflictos personales que venían desde la adolescencia. Movida por un cambio de etapa vital y de relaciones personales, empecé a sufrir. Este sufrimiento fue derivando en diferente sintomatología como ansiedad y episodios depresivos. El inicio de todo esto coincidió con el momento en el que tuve que escoger una carrera. Quise estudiar psicología desde la idea de que comprender cómo funcionaban las personas  a nivel físico, psicológico y emocional me traería las herramientas para sanar mis heridas. 

Evidentemente, no encontré la respuesta a mis dificultades internas en el conocimiento (por lo menos no totalmente). Si conocer mejor qué me pasaba no era toda la ayuda que necesitaba no sabía ya más qué hacer. Quizás, empecé a pensar, yo era así y debía resignarme a vivir en ese sufrimiento. 

Paradójicamente, nunca se me ocurrió lo más evidente para una psicóloga: ir a terapia. Afortunadamente, a las personas  que me querían y me veían pasarlo mal si se les ocurrió y con gran perseverancia consiguieron convencerme para que acudiera. 

Esta sanación que buscaba, empecé a  encontrarla en la psicoterapia personal que comencé a realizar. 

Este proceso no fue inmediato, mágico, rápido ni sencillo. Implicó varios procesos de psicoterapia con diferentes profesionales en diferentes etapas de mi vida que atendían a lo que iba surgiendo dentro de mí en cada una de ellas. Actualmente continúa este proceso, con el objetivo de tener mi herramienta de trabajo (yo misma) sana y colocada para acompañar a otras personas que lo necesiten en este proceso que tanto me ha ayudado a mi. 

Esta experiencia personal me ha hecho confiar plenamente en el trabajo psicoterapéutico, en el conocimiento de uno mismo y en la liberación de antiguas formas de tratarnos, hablarnos, exigirnos… de forma que podamos actualizarnos y sentirnos libres de nuestras propias cadenas. 

¿Y los conocimientos que he adquirido profesionalmente? Esos conocimientos no me llevaron a la sanación, pero me dejaron algo precioso: la pasión por el aprendizaje, por conocer cómo funciona el ser humano a todos los niveles, el deseo de integrar mente y cuerpo de las personas, la necesidad de ver a cada persona como un ser único. 

Han sido mis conflictos personales, mi forma de ser, el deseo de mejorar la calidad de vida de otros y mi recorrido vital lo que me ha traído hasta esta profesión tan apasionante como es acompañar a las personas en un proceso de transformación y liberación del sufrimiento interno. 

Ademas de esto…

Soy psicóloga por la Universidad Autónoma de Madrid con habilitación sanitaria por la Universidad Pontificia de Comillas. 

Desde el inicio de mi formación como psicoterapeuta comprendí que un solo modelo o enfoque psicológico no me permitía dar una respuesta eficaz a la problemática de las personas a las que atiendo y que precisaba integrar modelos que trabajan diferentes facetas del ser humano: lo cognitivo, lo emocional, lo relacional, lo familiar… Por lo tanto, decido ampliar mi formación y conocimientos. 

Es por eso que el enfoque de mi trabajo integra diferentes conceptos y formas de trabajo de la psicología, lo que me permite dar una respuesta global y flexible a las necesidades de las personas que atiendo.

En mi ejercicio profesional, trato la problemática actual de las personas en todas sus dimensiones (mente, cuerpo, emociones y conductas) y, al mismo tiempo, trabajo en cómo se relaciona esta problemática con su historia, su crecimiento y su desarrollo, esto es, su aprendizaje vital.

Esto permite que los cambios producidos por la terapia tengan un impacto general y duradero.

Llevo años trabajando en la psicoterapia, acompañando procesos de personas que necesitaban un cambio, Desde una perspectiva integradora e individualizada para cada persona, ofrezco servicios psicoterapéuticos a todas aquellas personas que se encuentren en dificultades. Tengo como objetivo procurar el bienestar de las personas y mejorar su calidad de vida, brindando herramientas que les permitan afrontar los conflictos o malestares de forma que puedan enfrentarse a las dificultades de forma autónoma.

Mi compromiso es ayudar a todo aquel que desee a superar sus dificultades emocionales (ansiedad, depresión…), crisis vitales, problemas en las relaciones familiares, sociales y de pareja, resolución de problemas, autoestima e imagen corporal, trauma. Ofrezco mi ayuda profesional para atravesar y superar estas dificultades.

Trabajo de una forma personal e individualizada, adaptando en todo momento la terapia a tu ritmo y necesidades, trabajando siempre desde una posición cercana, respetuosa y empática, y garantizando la máxima confidencialidad.